Inicio
facebook twitter google+ linkedin YouTube
Telf. +376 723 777
ES FR CAT

Servicio de asistencia rápida, Taller oficial autorizado, Tienda

Menú

Las revisiones de los neumáticos en verano

Hoy vamos a analizar la importancia de cuidar los neumáticos en verano. Son uno de los elementos clave a la hora de garantizar la seguridad integral de nuestro vehículo y, por supuesto, de sus ocupantes. A nadie se le escapa que no el único punto de unión entre la carretera y nuestro coche, por lo que debemos extremar las precauciones en todo momento para garantizar que se encuentran en condiciones óptimas. Pero, en verano esta vigilancia debe ser aún más intensa por varios motivos: las elevadas temperaturas y el aumento de los desplazamientos por carretera.


  ¿Cómo afecta el verano a los neumáticos?

Pues el verano afecta y mucho a los neumáticos, a su estado de conservación y a nuestra seguridad.

Por un lado, en esta época del año, utilizamos mucho más el coche. Con la llegada del buen tiempo, apetecen las escapadas de fin de semana, los viajes a la playa, las excursiones de un día... nada nos da pereza. Es decir, por un lado tenemos un uso más intenso de los neumáticos en verano.

Por otro, las características de las carreteras o de los caminos pueden llegar a ser extremas. Suben las temperaturas y el asfalto, fácilmente, puede superar los 70 grados y eso provoca desgaste y abrasión en las ruedas. Normalmente, los neumáticos están preparados para aguantar estas vicisitudes sin problemas pero es cierto que hay que estar más atentos para comprobar su estado a menudo y evitar, por ejemplo, los temidos y peligrosos reventones. Las ruedas sufren más y necesitan una mayor atención.

Evidentemente, si en verano sólo cogemos el coche para desplazarnos por ciudad y no viajamos con él, no habrá ningún problema. De igual manera que no sufrirá tanto un neumáticos circulando por las carreteras de Andalucía a más de 40 grados, que por las de Galicia, donde probablemente no superen los 20 grados. Es decir, que hay que tener en cuenta muchas variables a la hora de determinar los cuidados y vigilancia de nuestros neumáticos en verano.

¿Qué factores afectan a los neumáticos en verano?

Evidentemente, el más directo es la temperatura. La ambiental y, consecuentemente, la del asfalto. Si vas a a realizar grandes desplazamientos de manera habitual por zonas con temperaturas muy altas durante los meses de verano, un buen consejo es utilizar neumáticos especiales de verano. No son elásticos, ofrecen mayor resistencia durante la rodadura y se desgastan menos. Están aconsejados para temperaturas a partir de 7 grados y sufren un desgaste mínimo a partir de 25 grados. Si optas por esta opción, es imprescindible volver a cambiarlos cuando llegue una nueva estación pues no nos darán las prestaciones ni la seguridad necesarias cuando la temperatura baje de 7 grados.

También es importante vigilar la presión de los neumáticos en verano, para que rinda mejor. Debes seguir las pautas indicadas para la marca y el modelo de tu coche. Una presión incorrecta en verano provocará un mayor consumo de combustible, una reducción del agarre al asfalto y un desgaste más rápido de las llantas. Por cierto, recuerda que cuando vayas a revisar el nivel de las ruedas, los neumáticos deben estar fríos. Por otro lado, tanto en invierno como en verano hay que controlar que los neumáticos no estén demasiados desgastados. La ley dice que el dibujo debe tener una profundidad mínima de 1'6 milímetros.

Otro problema que afecta a los neumáticos en verano es el exceso de carga en el coche. Debemos controlar el sobrepeso provocado por el equipaje y los pasajeros. Todas la plazas ocupadas, el maletero lleno, la baca a rebosar y un neumático a punto de estallar. Es una combinación poco aconsejable. Así que es un factor a tener en cuenta, para garantizar la seguridad de un desplazamiento.

Ventajas e inconvenientes de los neumáticos de veranos

Los neumáticos de verano ofrecen mejor agarre, por lo que reducen el tiempo de frenado. Permiten una mayor superficie de contacto, porque suelen ser un poco más anchos. Permiten que maniobremos de manera fácil y adecuada y reducen el ruido y el consumo, porque ofrecen menos resistencia.

Pero, como todo en esta vida, también presentan inconvenientes. Por ejemplo, no ofrecen seguridad en climas fríos y no son adecuados para circular con hielo o nieve. Por lo que es muy probable que debas volver a cambiarlos en invierno.

Lo cierto es que si vamos a realizar un viaje largo en coche, debemos extremar todas las precauciones. Y la adecuación de los neumáticos a las peculiaridades del viaje, es una elemento a tener en cuenta.



Distribuidor Oficial

Michelin Bandiser Mann Filter