Inicio
facebook twitter google+ linkedin YouTube
Telf. +376 723 777
ES FR CAT

Servicio de asistencia rápida, Taller oficial autorizado, Tienda

Menú

Los peligros de la nieve en la carretera

Con la llegada del invierno, la nieve se hace habitual en nuestras carreteras. Por ello, es indispensable tomar una serie de precauciones que nos garanticen que la seguridad de nuestro vehículo en estas circunstancias. Uno de los aspectos más importantes, es asegurarnos de que nuestros neumáticos están a punto para hacer frente a estas situaciones. De esta manera, circularemos tranquilos, sabiendo que estamos preparados ante cualquier adversidad meteorológica que nos aceche.

 

Los neumáticos, elemento de vital importancia.

Es lo primero que debemos revidar, para garantizar nuestra seguridad. Hay que comprobar que se encuentran en perfectas condiciones de uso:

  • Dibujo: no debe ser inferior a 3 milímetros. Si nuestras ruedas están desgastadas, el agua, el hielo y la nieve pueden convertirse en nuestro peor enemigo.
  • Conservación: si se trata de cubiertas antiguas, aunque no parezcan desgastadas, su estado puede no ser el adecuado. Si la goma está dañada, tiene grietas o está demasiado dura pierde prestaciones y adherencia.
  • Superficie: la banda de rodadura debe estar uniforme, sin bultos o elementos que la deformen y nos hagan perder estabilidad.

 

Hay que pensar que el neumático es la única superficie de contacto que existe entre nuestro coche y la calzada. Si esto falla, todo lo demás no importa. Si hay nieve o hielo en la carretera, si hay humedad en el asfalto o si nos encontramos curvas en el recorrido, estaremos vendidos.

 

Si vas a circular por zonas donde hace mucho frío y las temperaturas son extremas, lo ideal es colocar en tu vehículo neumáticos de invierno. Presentan un dibujo recortado y unos surcos más profundos, para extremar el agarre y la adherencia. Además, están fabricados con un material más blando que impide que el frío endurezca la cubierta.

 

De todas maneras, si por cualquier motivo, no vas a colocar este tipo específico de neumáticos, te recomendamos que leas atentamente qué otras alternativas tienes para garantizar las prestaciones máximas de tus ruedas en estas situaciones.

 

Alternativas para circular por carreteras nevadas.

Las cadenas son la única alternativa, si no hemos optado por instalar en nuestro vehículo neumáticos de invierno. Dentro de esta opción, hay varias soluciones posibles, que te detallamos a continuación.

Por ejemplo, si la nieve no es algo habitual en la zona por la que sueles circular, pero temes encontrarte en algún momento con un episodio de nevadas puntuales o inesperadas, las cadenas líquidas o en spray pueden sacarte de un apuro. Se trata de un método económico que consiste en aplicar este producto sobre la cubierta, dejar actuar por un pequeño espacio de tiempo, y circular con cierta seguridad hasta nuestro destino si está próximo. El problema es que su eficacia se limita a distancias cortas y, cuando el producto se deshace, volvemos a la situación inicial. Puedes llevar un bote de este producto en el maletero, por si en algún momento te encuentras nieves puntuales o inesperadas.

Otra opción son las cadenas de tela, que se instalan en las ruedas motrices. Nos van a permitir circular a menos de 50Km/h y son muy fáciles de colocar. Debes adquirir la talla exacta que se ajuste a las ruedas sin holguras. Nunca circules con ella si ya no hay nieve y, desde luego, solo sirven para distancias cortas.

Puede que también hayas oído hablar de las cadenas fijas, aunque tienen muchos detractores. Llevan una base que se debe finar previamente a cada una de las ruedas, sobre la que después colocaremos la cadena ya montada. El problema es que, cuando no las llevamos instaladas ocupan mucho lugar en el maletero. Con ellas no debes superar los 50km/h, igual que con los otros tipos de cadenas.

Otra opción: las cadenas metálicas convencionales.

Son las que ya todos conocemos, las que se han usado siempre en caso de tener que circular por carreteras con nieve. Suelen incorporar un sistema de escalones con una parte fija en el interior y otra exterior que puedes tensar al gusto. Para ello, tendrás que avanzar unos metros con el vehículo para ir tensándolas.

Como ya sabes, hay que ensayar su colocación varias veces, antes de vernos en la obligación de utilizarlas por la presencia de nieve en la calzada.

Este sistema es muy seguro y, si las conservamos adecuadamente, nos pueden durar mucho tiempo. Por ejemplo, limpiarlas bien después de usarlas y secarlas para evitar que se oxiden.

Con ellas, recuerda, tampoco se debe circular a más de 50km/h.



Distribuidor Oficial

Michelin Bandiser Mann Filter