Inicio
facebook twitter google+ linkedin YouTube
Telf. +376 723 777
ES FR CAT

Servicio de asistencia rápida, Taller oficial autorizado, Tienda

Menú

Qué hacer si te sorprende una riada mientras conduces

A la mayoría de conductores no nos gusta conducir con lluvia. Si llueve poco, las gotas se mezclan con el polvo depositado en la calzada, creando una película resbaladiza que puede hacernos perder el control del vehículo. Y, si llueve mucho, perdemos visibilidad, se crean grandes bolsas de agua en la calzada y, en el peor de los casos, podemos vernos en medio de un torrente.

Sin embargo, los conductores debemos estar preparados para todo. Los imprevistos en la carretera suelen ocurrir y, en muchos casos, están relacionados con los fenómenos meteorológicos. Por desgracia, las riadas no son una excepción. Y puede que sean una de las situaciones más extremas y peligrosas a las que podemos llegar a enfrentarnos al volante.

El agua y el coche no son bueno aliados.

Los neumáticos son el único punto de contacto entre el vehículo y la calzada. De su capacidad de adherencia depende todo. Por desgracia, el agua va en contra de esta adherencia, sobre todo en determinadas ocasiones en las que puede producirse el fenómeno conocido como aquaplaning. Esto se producen cuando el neumático no es capaz de evacuar el agua que encuentra en la calzada y, como consecuencia, el coche flota o se desliza sobre ella.

Pero, las lluvias torrenciales pueden tener otros efectos nefastos en la conducción. Como, por ejemplo, las riadas, que se producen por varios motivos: bien por la crecida excepcional de un rio que deriva en inundaciones, o bien por una avenida de agua que puede tener diferentes orígenes, como el deshielo o la rotura de una presa. Sin embargo, las lluvias fuertes y descontroladas son, casi siempre, la causa de las riadas.

Consejos si te encuentras a bordo del coche durante una riada.

Lo más importante es actuar con rapidez y con mucho sentido común.

Lo mejor, si se han anunciado lluvias fuertes, es prescindir del coche. Pero, si nos pillan de improvisto, intenta circular siempre por vías principales, como una autopistas y autovías. El motivo es que las carreteras secundarias tienden más a sufrir inundaciones y están menos preparadas para evacuar el agua.

Desde luego, si en tu itinerario te encuentras una calle inundada, nunca intentes atravesarla. A veces no es posible ver la profundidad de la zona anegada. Pero, aunque veas que es poco profunda, la fuerza del agua puede arrastrar tu vehículo y hacer que pierdas el control. Aquí, los expertos siempre recuerdan el principio de Arquímedestodo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un empuje vertical y hacia arriba, equivalente al peso del fluido desalojado.

 

De hecho, los expertos clasifican lo que debe hacer un conductor ante una riada, en función de la cantidad de agua que haya:

  1. En acumulaciones de 30 a 45 centímetros de agua, el coche puede empezar a descontrolarse. A partir de 60 centímetros, el vehículo será arrastrado por la corriente, independientemente de su tamaño y volumen. De hecho, a esta altura el agua cubre ya las puertas y puede que se haga difícil salir del vehículo.

  2. Hay que intentar abrir la ventanilla, por el lado menos expuesto a la corriente. Si es necesario, rompe el cristal para salir por ese hueco.

  3. Si te ha sido imposible conseguirlo, espera a que el coche se cubra de agua y abre la puerta. Toma oxígeno antes de salir, para poder aguantar mientras llegas a la superficie.

  4. Una vez fuera, si estás rodeado de agua, súbete al techo del vehículo para ver hacia donde circula la corriente y busca un punto seguro hacia el que nadar. Siempre a favor de la corriente.

Conclusión.

Lo más importante es que, cuando veamos que el vehículo está en medio de un cauce de agua, lo abandonemos lo antes posible. De hecho, se producen muchas muertes por este motivo: conductores que se quedaron dentro del coche porque, aunque flotaba, les daba una falsa sensación de seguridad. En cuanto el agua empiece a entrar en el vehículo, abandónalo inmediatamente.

Evidentemente, si puedes, alerta al 112 e informales de tu ubicación exacta para para que puedan enviar ayuda. Además, aunque conozcas la zona, no te confíes porque el agua y los torrentes pueden provocar desprendimientos, caídas de árboles o muros, etc.





Distribuidor Oficial

Michelin Bandiser Mann Filter