Inicio
facebook twitter google+ linkedin YouTube
Telf. +376 723 777
ES FR CAT

Servicio de asistencia rápida, Taller oficial autorizado, Tienda

Menú

Riesgos de los neumáticos de segunda mano

El uso de neumáticos de segunda mano es una tendencia habitual a día de hoy debido, entre otros factores, a la actual crisis financiera y económica que se vive.

Muchas empresas de desguace han comenzado a poner a la venta neumáticos de segunda mano que proceden de coches que en muchos casos han llegado a ser desahuciados por accidente con los riesgos que ello supone para el comprador de los neumáticos de segunda mano que, evidentemente, no cumplen con unas condiciones óptimas.

El precio de los neumáticos de segunda mano es la razón por la que esta práctica es tan habitual, pero cabe preguntarse, ¿existe riesgo con los neumáticos de segunda mano? ¿son completamente seguros?

A día de hoy no existe una normativa que regule este aspecto, es decir, no existen unas directrices que indiquen si unos neumáticos de segunda mano pueden o no pueden volver a ser montados en otro vehículo, pero sí existen una serie de factores que confirman los riesgos de los neumáticos de segunda mano.

Y es que en muchas ocasiones estos neumáticos de segunda mano que se venden y vuelven a montarse en otros vehículos proceden de coches que han sufrido un grave accidente y cuyo resultado ha sido de siniestro total. En una situación así es muy complicado saber cuál es el estado exacto de ese neumático. No se puede determinar desde el punto de vista táctil, visual o recurriendo a la técnica –quizás con un escáner- si esos neumáticos de segunda mano están en condiciones óptimas para cumplir con su función y si la estructura interna del neumático está o no está afectada.

Esto en sí, es ya uno de los riesgos de los neumáticos de segunda mano que aparentemente sí pueden parecer que están en buen estado.

Es habitual que esos neumáticos de segunda mano procedentes de vehículos siniestrados mantengan una apariencia exterior correcta, con una cubierta que parece mantener un buen estado, un dibujo profundo, una marca prestigiosa que siempre ofrece calidad… pero durante el accidente es muy complicado saber a ciencia cierta a qué ha estado sometido el neumático y cuáles han podido ser las consecuencias del mismo.

Y es que el neumático ha podido sufrir temperaturas extremas debido al fuego, ha podido ser golpeado contra un bordillo, el asfalto o el mismo metal del vehículo y sufrir consecuencias a nivel interno que entrañan un riesgo una vez son montados en otro vehículo.

Factores que incrementan el riesgo de usar neumáticos de segunda mano.

En estos casos los neumáticos de segunda mano suponen un riesgo porque han podido sufrir fractura de fibras internas que puede dar lugar a una rotura o deformidad de la estructura una vez vuelva a montarse en otro coche y a someterse de nuevo a carga y al trabajo a altas velocidades.

De ahí deducimos que evidentemente existen ciertos riesgos cuando usamos neumáticos de segunda mano que además son muy difíciles de calcular.

El estado del compuesto del neumático tampoco puede ser un motivo de confianza. Deberemos ver el código de la fecha de fabricación, pero además cabe la posibilidad de que existan planos debido a fuertes frenadas o de que el vehículo haya estado mucho tiempo parado, con una presión defectuosa y bajo las inclemencias del tiempo.

Todas estas situaciones influyen directamente en la cubierta, deformándola, haciendo que su equilibrado sea muy difícil y que la vuelta a la acción, como neumáticos de segunda mano en otro vehículo, resulte estresante, complicada y en algunas ocasiones incluso arriesgada.

Otro riesgo a tener en cuenta si usamos neumáticos de segunda mano, deriva de la geometría del coche. Es decir, no resulta recomendable para nada montar un neumático de segunda mano que ha circulado durante un tiempo indeterminado en un coche con una geometría determinada, en un coche con una geometría totalmente diferente.

Esto provocaría que una vez montado en nuestro coche, el desgaste que ha tenido previamente afecte al comportamiento y a la geometría de nuestro vehículo, algo que evitaríamos si recurriésemos a neumáticos nuevos.

En resumen, son muchos los factores que influyen en el estado de un neumático, una pieza fundamental de nuestro vehículo y de la que depende totalmente nuestra seguridad. Los riesgos de usar neumáticos de segunda mano son elevados por muy atractiva que resulte una oferta económica.





Distribuidor Oficial

Michelin Bandiser Mann Filter